Augusto

“La discriminación al adulto mayor se da en todas partes. Con la pérdida de valores, nuestra sociedad ya no nos respeta como antes. Por ejemplo, existe discriminación institucional en los Bancos al no otorgar créditos a los adultos mayores porque dicen que ya no podemos pagar las deudas. En los hospitales no tenemos un trato preferente, tenemos que madrugar igual que todos para hacer fila y obtener una ficha. Pocas instituciones tienen ventanillas especiales para personas mayores. Hay un desconocimiento sobre las leyes, no se han socializado bien y no se cumplen, incluso las mismas autoridades desconocen sus competencias.

También en las comunidades rurales los dirigentes que son jóvenes no dan un trato preferente a los mayores, no les escuchan. Más bien les cobran multas por faltar a reuniones, o por no realizar trabajos comunales. A mí, por ejemplo, en mi comunidad me han querido obligar a hacer trabajos comunitarios y asistir a las reuniones por las noches, eso me ha incomodado pero como conozco mis derechos no me he dejado. Sin embargo, muchos mayores no conocen sus derechos y se aguantan callados. Por eso, a veces los dirigentes más jóvenes se aprovechan y los discriminan.

A los mayores no se les escucha

Los adultos mayores podemos trabajar de acuerdo a nuestras capacidades, pero somos discriminados porque en los anuncios de los periódicos requieren personas de 20 y 35 años, y si pasan de esas edades no contratan, esa es una forma de discriminación. Muchos no tienen jubilación y tienen que trabajar hasta morir. Por ejemplo yo, no tengo jubilación.

Desde pequeño me críe con mis abuelitos, es más, ni siquiera conocí a mi papá. Esa situación me hizo pensar que la vida pasa y que las personas se vuelven mayores. Yo cuidé a mi abuelito hasta su muerte, he visto muy de cerca el envejecimiento, involuntariamente me he preparado. El envejecimiento es parte del ciclo de vida. Yo pienso que nos acercamos al final, a la meta.

Ahora, los jóvenes no tratan con respeto a los mayores, les dicen ´este khatu (viejo en Quechua)´de forma despectiva. No les dan el lugar que merecen por su experiencia, por el esfuerzo que han hecho.

Los papás han tratado de darles una buena educación a sus hijos, pero a veces la respuesta no es positiva. El envejecimiento debe tomarse en cuenta desde la educación en casa y la escuela porque desde niños tenemos que prepararnos para envejecer, todo el mundo va llegar a viejo, nadie se salva.

Tags for this page