Historias de vida derechos

Los adultos mayores son discriminados por discapacidad, pobreza, nivel de alfabetización, origen étnico, lugar de residencia y género pero son protagonistas al momento de reclamar y ejercer sus derechos. Lea las historias de vida de las personas mayores que luchan para lograr que sus derechos sean reconocidos.

Gerardo Eid, 72 años, Bolivia

Gerardo Eid, vive junto a su familia en el municipio de La Guardia (Santa Cruz). Es miembro activo de la organización de adultos mayores de esa región. Gerardo comenta que desde muy joven estuvo vinculado a organizaciones vecinales y otras actividades. Cuando supo de la creación de una asociación...

Creado: 31 de octubre de 2013

Graciela Santibáñez,75 años, Bolivia

Graciela Santibáñez vive en el municipio de Colcarpihua junto a sus hijos y nietos. Es maestra jubilada y líder fundadora de la asociación de adultos mayores de su pequeña ciudad. "Por mi trabajo en la Junta de Vecinos vi de cerca los problemas que enfrentamos los adultos mayores, por...

Creado: 31 de octubre de 2013

Eva María Ocampo, 77 años, Nicaragua

Eva María Sosa ha vivido toda su vida en la comunidad de Sanjuanillo en la ciudad de Darío, Matagalpa. Tuvo 15 hijos, de los cuales sólo 8 están vivos. Como toda mujer campesina, dedicó su tiempo a ayudar a su compañero a cultivar ayotes en una huerta para comercializarlos Pero ahora se siente enferma y ya no puede trabajar.

Creado: 29 de octubre de 2012

Isidora Sevilla, Nicaragua

La señora Isidora Flores, orginaria de Terrabona, ciudad Darío, Matagalpa, emigró a la capital hace 18 años. Comenzó a trabajar desde pequeña, a los 10 años vendía pan, tomates y repostería; se caso a sus 16 años, vendió tortillas de maíz por más de 20 años, hasta enero del 2011, cuando la atropelló un hombre que montaba una bicicleta, aplastándole el brazo izquierdo e incapacitándola para volver a palmear. Actualmente, mantiene a flote lo que queda de un puesto de venta de granos básicos, elabora piñatas por encargo, y le cuida la casa a una hija, quien trabaja como vendedora ambulante en el mercado Oriental.

Creado: 29 de octubre de 2012

Felicitas Palomino, 76 años, Perú

La señora Felicitas Palomino Quispe, tiene 76 años, vive en la comunidad de Arway, del distrito de Huamanguilla, provincia Huanta en el departamento de Ayacucho. No pudo realizar estudios en ningún establecimiento educativo ya que sus padres no consideraban importante el estudio y menos para las mujeres, por lo que Felicitas es analfabeta. Vive con su esposo Casiano y su hija Apolinaria. Felicitas trabaja en el campo donde producen solamente para comer, sus hijos suelen mandarle dinero para que compre las pastillas necesarias para tratar su hipertensión arterial.Apolinaria tiene que criar a sus hijos y trabajar la chacra,es la que más cuida de su madre.

Creado: 29 de octubre de 2012

Rosalía Teresita Luján de Chávez, 68 años, Paraguay

Rosalía desde muy joven trabajó, también destacó en los estudios, se recibió como bachiller y estudió la carrera de enfermería en Asunción en la Universidad Nacional. también hizo la especialidad de obstetra y el Ministerio de Salud le otorgó una beca 5 años después para obtener un Máster en Salud Pública.

Creado: 17 de octubre de 2012

Juan Fleitas, 95 años, Paraguay

Don Juan Fleitas, luchó durante toda su vida, combatió en la Guerra del Chaco, trabajó en el ferrocarril y para acceder a su jubilación tuvo que realizar muchos trámites para acceder a este derecho.

Creado: 17 de octubre de 2012

Cosme Fernández, 68 años Paraguay

on Cosme pertenece a la Asociación de Adultos Mayores de Edelira y ha participado en la Red Continental de Personas Mayores. Su asociación lucha por políticas públicas quefavorezcan más a los adultos mayores y campesinos en general.

Creado: 17 de octubre de 2012

Isidra Ocampo, 72 años, Paraguay

Desde los cinco años de edad, Isida trabajó toda su vida como agricultora. Durante su niñez y adolescencia todos en su familia trabajaban en la cosecha de algodón.

Creado: 17 de octubre de 2012

Hilda Rojas, 73 años, Paraguay

La señora Hilda Rojas tiene 73 años, ella estudió y se recibió como profesora, se casó, tuvo un hijo y trabajó ejerciendo la docencia. Cuando cumplió 31 años de docente se jubiló pero continúa enseñando en la universidad y también es educadora popular.

Creado: 17 de octubre de 2012

Tags for this page