Personas mayores en emergencias

Tratar de sobrevivir un desastre es parte de la vida diaria de millones de personas mayores

Los desastres naturales como el Tsunami del Océano Índico de 2004, el terremoto de enero de 2010 en Haití, las inundaciones en Pakistán en julio y agosto de 2010 y el reciente terremoto en Japón aumentan en frecuencia y afectan a más de 200 millones de personas cada año.

Las guerras y conflictos internos como los de Darfur y Colombia también siguen afectando a millones de personas.

Hombres y mujeres mayores están entre  las  más afectadas por los desastres y conflictos. Debido al envejecimiento mundial de la población, cada vez son más adultos mayores los afectados.

Para el año 2050, el número de personas mayores de 60 años se triplicará. Por entonces, las personas mayores empezará a superar en número a los niños menores de 14 años. Más del 80% de las personas mayores del mundo vivirán en los países en desarrollo; en comparación al 60% que viven en la actualidad.

Las necesidades y vulnerabilidades de las personas mayores

Las personas mayores tienen vulnerabilidades particulares y necesidades específicas ante los desastres naturales y conflictos internos que se deben considerar al momento de brindar la respuesta humanitaria, tales como:

Enfermades crónicas

Las personas mayores tienen mayores tasas de enfermedades crónicas.

Estos incluyen enfermedades coronarias, hipertensión, diabetes, infartos, cáncer, enfermedades respiratorias y reumatismo. Estas condiciones se deterioran sin una adecuada evaluación, tratamiento y medicación.

Mala alimentación

La salud de las personas mayores se puede comprometer seriamente por una mala alimentación.

Durante las emergencias, la alimentación de las personas mayores es a menudo afectada por inaccesibles puntos de distribución de ayuda alimentaria, raciones demasiado pesadas para llevar, alimentos difíciles de masticar y digerir, incapacidad para preparar alimentos y una tendencia a compartir sus raciones de comida con otros miembros de su familia.

Los organismos de socorro a menudo desconocen las necesidades nutricionales particulares de las personas mayores y las excluyen de los programas de alimentación complementaria, incluso cuando están  al cuidando de niños. 

Condiciones menores de salud

A medida que la edad avanza hay una reducción de la movilidad, de la fortaleza muscular,  de las capacidades sensoriales, visión y audición, y una mayor vulnerabilidad a las temperaturas extremas.

Condiciones menores pueden convertirse rápidamente en grandes desventajas que agobian la capacidad de una persona mayor para hacer frente a un desastre. Las personas mayores suelen estar menos  dispuestas a huir o protegerse de los daños.

Por ejemplo, el 71% de los fallecidos en el huracán Katrina en 2005 fueron de 60 años y más, debido en parte a la falta de planes de evacuación, teniendo en cuenta las necesidades de las personas mayores.

Durante el conflicto de Georgia en el 2008, las personas mayores fueron abandonas a su suerte y sometidos a fuertes abusos e intimidación de parte de  la milicia.

Pobreza y soledad

La edad avanzada usualmente conlleva pobreza y soledad.

La idea de que las personas mayores están protegidas y al cuidado de sus familias es actualmente un mito. Las crisis suelen causar caos y descomposición social, y tiene un impacto particularmente negativo en las personas mayores.

Muchas personas mayores viven solas, la mayoría mujeres. Con frecuencia son más pobres que otros grupos etáreos y tienen menos capacidad y oportunidad para ganarse la vida.

Las personas mayores usualmente están excluidas de ofertas laborales  y programas de alimentos por trabajo. Programas de microcrédito y otras actividades productivas de ayuda y transferencias monetarias, generalmente no toman en  cuenta sus capacidades.

Cómo las personas mayores contribuyen en las emergencias

Las personas mayores contribuyen enormemente a sus familias y comunidades de diversas maneras, incluyendo a través de sus conocimientos y experiencia acumulada. Comúnmente sacrifican su propio bienestar para ayudar a sus hijos y nietos.

Estos roles continúan y pueden ser incluso más importantes en situaciones de crisis. Por ejemplo, 40-60% de los niños huérfanos en países afectados por el VIH y el SIDA son atendidos por sus abuelos.

HelpAge International, a través de la red de entidades  que la conforman es la única organización internacional que trabaja específicamente para satisfacer las necesidades, defender los derechos y reconocer las capacidades de las personas mayores durante las crisis humanitarias.

Hechos y cifras

Los eventos recientes nos muestran el desproporcionado impacto de los desastres naturales y conflictos internos sobre las personas mayores:

  • El 80% de las "personas extremadamente vulnerables" que permanecieron en campamentos en el norte de Uganda el 2007 tenían 60 años o más.
  • El 71% de los fallecidos en el huracán Katrina en 2005 fueron de 60 años o más.

Boletín electrónico


Subscribete gratis

Pólitica de privacidad

Dona ahora

Tags for this page